Etiqueta: Poetry

Dime dónde se esconde el amor

Revisitado. Dejamos ese sueño para convertirnos en otra cosa. Y yo escribí ese destino. Te veo pasar en todos los versos escritos en el firmamento, como una sensación alada desprovista de todo peso. Incluyendo el lastre de mi alma. Nos rehusamos a encontrarnos en el corazón de la oscuridad. Devorados por una sirena hambrienta de …

Tu voto:

Ecos

Ecos (1986) Tengo en mi mano, la mitad de un hilo proverbial, muerto, por un golpe de mano. Alguna vez, del todo, blandió en sus dedos, el ocaso de tus sienes. Viejas y desempolvadas creencias, sueños posibles, sentires de esta vida que mueren en el estuario de esta parodia, el erario de lo imposible, la …

Tu voto:

¿Qué harás el día del fin del mundo?

Recuerdo que de tus ojos bajé la mirada al anillo oscuro de tus senos, y deslicé mis manos por sobre tu piel con la sinuosidad de un tigre, dejando en ella una tonalidad salvaje de rayas negras marcando de amarillo el rubor de tu cuerpo, con un tatuaje que no será para siempre, pero que …

Tu voto:

El fuego del olvido

Me gustaría ser esa lluvia perpetua, insoportable, insolente, que alimente grácil, la humedad azul de tu cuerpo, fraguada en la roja delicadeza del sol, esa que siega de rocío las mañanas invisibles del desierto. ¿Qué decir de tantas soledades que van castrando el alma con la fuerza de la ansiedad desmedida, que se van deformando …

Tu voto:

La otra luna

Ahora resulta que tendré que aullarle a otra luna, y gritarle a otros mares, por sobre el ruido ensordecedor del retumbo de las mareas, la imprecisa posesión de tus labios, y disputarle a la frágil cascada de tu nombre, el disipado horizonte que amanece en ti, ese que yace envuelto en la frágil y conspiradora …

Tu voto:

Yo soy tu carne

La carne es débil y yo soy de carne. Mi carne es tu debilidad y tu carne es mi perdición, y si yo soy débil, tú eres mi carne enredada en la mía, y una vez de carne, lo demás es tormenta, toda tu tormenta, y mi carne. —– Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2011 Incursiones. …

Tu voto:

Olvidé

I Estar vivo He sido borrado de amores, he muerto barrido de mares, he vivido en la decencia de la desgracia y he muerto en la opulencia de la crueldad, esa decadente incandescencia que es estar vivo. II Mis propias palabras Le escribo a mi musa triste y ella no lo sabe, ni siquiera lo …

Tu voto:

El agreste sabor de tus besos y el desierto de tu boca

En manos del olvido se termina amando sin recuerdos y se desdibuja cándido el sentido de la vida borrando los trazos inseguros que el desprecio que sigue al amor, va cimentando quietamente en ese breve espacio que es el bosquejo de una existencia deshecha entre el destino y el yerro, entre el agreste sabor de …

Tu voto:

Escribir tu nombre

A veces la nostalgia se toma tu nombre: cada día el mar me dice que añoras el vértigo de amarnos en este precipicio que se abre a la impaciencia de ser uno y más, tal como la luna corretea bruma y rocío en sus mareas y termina plasmándose de cómplice en una vorágine de estrellas. …

Tu voto:

Los extremos

En un extremo, una mano tersa acaricia el rostro de un padre, de un esposo, de un hijo y se funde con los aromas que despiertan la mañana, cada mañana, aquellas prisas que la rutina convierte en la felicidad de contemplarse alegres, reunidos en el reflejo infinito de las pupilas de los seres que se …

Tu voto: