He decretado
irme de aquí.
Volver a tus brazos.
Renunciar a todo
lo aprendido en esta vida,
centrarme en la paz interior
que he logrado
sentir en mi camino
hacia la libertad,
el periplo desde la oscuridad
hacia la luz
iniciado para no retornar
jamás
al punto de partida
de este injusto viaje.

Quiero mirar
tus ojos,
desnudar tu mirada
con la lentitud milimétrica
del aleteo persistente
de un colibrí,
pulsando el universo
con esa atrevida entrega
que provocan en ti
mis besos olvidados,
los que sonrojan tu rostro
con ese tonto amor
desatado hasta encandilar
la efímera comprensión
de que nada importa
en esta tierra,
en esta vida,
si al menos
algo de mi queda
para contar
esta historia
de desolación
y desespero.

Después del laberinto,
dejaré de escribir
sobre ti
y quemaré todas las palabras
en una hoguera visible
para el olvido.
Después del laberinto,
me quedaré por siempre
atrapado
entre el sol
y la luna,
como suspendido
en la sorpresa
de no estar aquí.

No será fácil
cruzar esa puerta.

Pero se abrirá.

Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2012
Libro: Escritos Metalúrgicos / 2012

@CifuentesLucic

Fotografía: “Fuga en LA”. Original de Chicho Valentino (España). Usado con permiso del autor. Todos los derechos reservados ©.