Puedo sentir que me quema totalmente la belleza de tu ser: así, por ejemplo, cuando estoy en frente de ti, contemplándote desde la fragilidad silente de la desnudez, como un hormigueo instantáneo y voraz, siento que toda mi piel arde en contacto con el roce de la tuya: mi aliento bulle, la mirada, mi propia aura, todo el oxígeno de mis poros y moléculas se incendia y se consume en una combustión desatada que arrasa con la humedad de mi carne, de mi cuerpo, de mi tacto, de mi sangre, de mi envoltura, de toda mi osamenta –instante frugal y definitivo-, detonándola,  haciéndola añicos y cenizas, costra y tierra, herrumbre y moho, légamo y recuerdos.

Termino por comprender al mismo tiempo, que es peor no-estar cerca de ti, contigo, en ti, no tenerte, que quemarse de esta forma en la pira ardiente, hermosa y seductora que es tu amor de fuego desatado, halo de energía que no solo vaporiza el océano, el cielo y hasta la propia sequedad al desierto, sino que concluyó por transformar mi propia vida en una marea de fuego que se quema lentamente, abrasando mi existencia, abrazando la tuya.

¿En qué momento prístino se ufanaron estas llamas de mi soledad, hiriéndola, esparciéndola más allá de los lindes permitidos del amor que nutre con decisión incandescente esta hoguera?

Alejandro Cifuentes-Lucic © 2010 – Libro C

Photograph: “¿Independencia?” – Original by Adriana Reid (Ciudad de México, México). Artwork used with permission.