Recuperad vuestras pertenencias,
Arropad las ganancias esenciales,
Romped el bloqueo que se esconde tras el amanecer,
Volved con la palabra escrita en la frente.

Ocupad vuestros puestos en la vieja batalla,
Regresad desde la tierra y el barro
Como arcilla rejuvenecida
Y regocijada por la experiencia,
Y levantaros otra vez con la certeza de ser de nuevo
La persona que elegisteis al nacer.

También volved por ella,
Recuperad vuestra risa rota,
Alimentad la rosa marchita
Para que florezca en tu propio nido.

– – –

De: Incursiones, Segundo Libro, Mecánica Cuántica del Amor (1988)

Alejandro Cifuentes-Lucic © 2010