Sin duda,
mi propia visión en el espejo me sorprende:
el sombrero de copa, el traje de smoking con levita y chaqué,
bufanda blanca,
el rostro suave por la afeitada y,
por supuesto,
la sonrisa fiera,
después de todo soy un caballero.
¿Te atreverías a danzar esta pieza conmigo?

_____
Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2009