No soy decente cuando escribo

BLOG SALTO AL REVERSO

Me

No soy decente cuando escribo,
soy sinceramente indecente.

Cuando hablo de ti

He de morir en tu recuerdo
como una gota de lluvia triste
sumergida en la sequedad
de un desierto
que jamás ha llorado,
que nunca ha vivido.

Si escuchara tu voz
en el eco de la multitud,
sería capaz de distinguir tu sonrisa.

Cuando te amo

Amar solo la materialidad de la piel
es algo que nos encadena,
obsesiona.

Amar el ser nos termina liberando,
incluso cuando muere el amor.

Amarte a ti.
Amar todo de ti.
Amar de ti lo que sonríe en mí.
Amar lo que eres,
lo que respiras.
Amar que existes.
Amarte toda.
Amarte a ti.

Cuando te desnudo

Eres la canción culmen de mi existencia,
la creación que mis palabras
buscan en una mirada
que es firmamento,
que es infinito.

Soy el nervio de tu desnudez.
La estrella incandescente de tu ser.
El…

Ver la entrada original 582 palabras más

La letra

L

 

Soy un poema inacabado.

Nada más que un manchón de tinta
en una hoja de sal,
inédita
limpia
de corazón neófito,
borrada por mi misma mano.

Somos ese verso inconcluso
que se deja deslizar
en los pliegues
de los embozos
y sube en vuelo
libre
por el lino de los doseles,
hacia el cielo.

Escribo por ti,
escribo sobre aquella esperanza
de la que carezco;
y sobre ti
siento que puedo escribirlo todo
por ti
y por esa ilusión
que se hace promesa
en ti.

Extraño tu voz
extraño tus palabras,
tu luz,
tu sabiduría,
tu impaciencia de vivir.
Eso extraño,
te extraño a ti.
Habla conmigo.
Sálvame del silencio,
porque no le perteneces
a la muerte,
a nadie.

¿Acaso no sabe usted
que el amor destila
en sus palabras,
como un ensalmo
que enmudece
todos los miedos?

No hay dioses ni epitafios
o poetas o numen
que irradien tal luz
en sus palabras
como tú lo haces
sin siquiera hablar,
como aquellos amores eternos
que no cierran los ojos.

En tus palabras,
la poesía no tiene más límites
que el propio universo.
Si hablas,
nunca habrá silencio,
contigo.

Para mí,
vives en el crepúsculo
entre las sombras nuevas
que van transformando la oscuridad
en puntos luminosos como estrellas
que fraguan ardor.
Y para nosotros,
dejemos que el sol y la luna
se besen en ese fuego prometeico
que deja sin respiración
y quema los sentidos
en una marejada.

Eres mi estrella
de un cielo infinito.
Eres hielo y fuego
al mismo tiempo,
la metáfora perfecta
de la bondad
y la perversión.

Soy un poema inacabado.
Solo una mancha de tinta,
sangrante,
en una hoja de sal;
sin ti no hay poesía.

Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2014

@cifuenteslucic