Mirar el mundo desde lejos.

Si mis dedos fueran tu piel, y mis manos tu cuerpo, si mi torso fuese tu abrigo y mi abrazo tu hogar, yo sería un sueño en tu dormir, y tú la quimera de mi existencia, y la vida vacía sin estrellas, y la noche sin oscuridad, yo sería un verso invisible en tus ojos, leyéndome callada en el olvido.

Catalejo © 2009